CONCERTS

La realidad plácida, irónica y rebelde del trovador americano

El cantautor estadounidense Bill Callahan ha llegado a Barcelona con un vigor renovado con su último disco YTILAER, Reality al revés. Un disco bañado de melancolía por la confusión emocional de la pandemia y reconciliado con el sarcasmo que caracteriza al artista, antes conocido como Smog.

BILL CALLAHAN live at Paral·lel 62, Barcelona, April 19th 2023

Callahan ha tenido al público pendiente de cada palabra en la sala Paral·lel 62. El concierto abrió con la hermosa “First Bird”, la apertura de su nuevo disco. “Y salimos de los sueños, mientras volvemos a los sueños”, cantó con su profunda voz de barítono profunda e hipnótica y las palabras adquirieron un nuevo significado al ser escuchadas en vivo en el resplandor de una experiencia compartida.

El cantautor dominó el escenario de forma natural, sin pretensiones. Dio un buen inicio con moderación, sin restar valor a la profunda seriedad de sus canciones. La mayoría se extrajeron de sus dos álbumes más recientes. Un espectáculo salvaje y enérgico, mezclando material antiguo y nuevo, en el que se cambió con frecuencia de ritmo y tono, manteniéndonos alerta. Las canciones terminaron con improvisaciones vibrantes con Callahan dando espacio a sus extraordinarios compañeros de banda. El veterano baterista Jim White, miembro del grupo de rock instrumental Dirty Three, cuyo estilo salvaje y extravagante es una actuación cautivadora por sí misma. El poderoso saxofonista Dustin Laurenzi y su siempre inventivo guitarrista Matt Kinsey.

BILL CALLAHAN live at Paral·lel 62, Barcelona, April 19th 2023

Aunque el sonido de Callahan ha evolucionado hacia una música folclórica americana moderna aparentemente más sencilla, su lado experimental de principios de los 90 nunca se ha desvanecido, simplemente se ha vuelto más sobrio y sutil, cualidades que se han hecho más evidentes con las interpretaciones en vivo. Su presencia en el escenario, al igual que la iluminación del escenario, fue sutil, excepto por algunos pequeños movimientos de baile extravagantes que fueron entrañables y permitieron que el público viera la pasión que tiene por la actuación. La interacción del público entre canciones se mantuvo al mínimo y Callahan prefirió concentrarse en la música, apenas haciendo una pausa para respirar entre canciones.

Un espectáculo gratificante que, siguiendo el espíritu de su último trabajo YTILAER, consiguió galvanizar la positividad colectiva después de la pandemia.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *